Breve historia de la búsqueda de E.T. y su casa.

Por Abraham Juárez

Recientemente se anunció en la revista Nature y en otros medios que existían evidencias de agua en Marteaquí el link-, debo de hacer aquí una aclaración, hasta el momento, solo es eso, evidencias de una masa considerable de agua líquida, al final, hasta que no estemos ahí no sabremos con plena certeza de la existencia de esa agua.

Polo marte
Pues de menos si nos podemos hacer unos helados de sabores con ese hielo.

Sin duda esto reanima dos situaciones: vida microbiana o compleja en Marte; y una posible colonización por parte del ser humano en aquel planeta. Trataré de abordar en varios artículos muy, pero muy burdamente los temas, así que el primero, como todo aficionado y creyente de Jaime Maussan empezaré por la historia sobre la búsqueda de vida extraterrestre Dios mío, ahí vas de nuevo con tus conspiraciones–.

¿Quién no ha mirado un cielo estrellado quedando maravillado por la belleza e inmensidad del universo?, Es natural al ser humano el cuestionarse por todo, incluida su existencia y en esa tesitura, la clásica pregunta de ¿Estamos solos? está en nosotros.  Y es que el asunto no es de actualidad, si nos vamos a civilizaciones antiguas –por favor, no comiences con tus teorías sobre alienigenas ancestrales que ya tenemos mucho con el History Channel–, ellos siempre vieron hacia el cielo, preguntándose qué hay más allá, muchos de los dioses de ellos provenían del cielo, y sí, hasta el catolicismo tiene un cierto tinte alienígena –sería interesante como las religiones llevarían el caso de que no somos “únicos y especiales” criaturas de Dios–.

Milky_Way_view_in_the_San_Rafael_Desert_-_15_May_2012
Si alguien, mira este cielo y se siente más grande que esto, es un pedante.

La historia de la aceptación y búsqueda de vida extraterrestre, en el sentido científico estricto, es reciente, sin embargo, la humanidad he especulado sobre esa realidad durante mucho tiempo, tanto en el sentido esotérico hasta el científico. Podríamos irnos a tiempos muy atrás ya que desde la Grecia Antigua se pensaba sobre la posible existencia de vida diferente a la humana. Nombres como Epicuro (341-270 a.C.),  Lucrecio (99-55 a.C.) y hasta gente como Plutarco (45-125 d.C.) son ejemplos; claro que ellos no especulaba sobre otras galaxias, recordemos que los límites de su conocimiento era el de sus sentidos –¿ahora le copias a Ludwig Wittgenstein? y mal para acabar–.

La edad media no se quedó atrás, pese al fuerte control de la Iglesia Católica y su necedad de poner al ser humano y a la Tierra como la creación única y perfecta de Dios, tuvieron disidencias. Nombres como Giordano Bruno (1548-1600) concibieron vidas y mundos distintos a los nuestros, les recomiendo la hermosa recreación que hacen de su vida en el remake de Cosmos donde sale el negrito de los memes –¡por Dios Santo, seriedad hombre, se llama Neil deGrasse Tyson!, bueno, que le puedo pedir a un Gorilla como tú y su artículo de aliens–. Pseudointelectual académico tenías que ser… pero sigamos, otros nombres importantes en la época son Galileo (1564-1642) y Kepler (1571-1630), aunque estos dos nunca mencionaron vida fuera de la tierra, dieron un paso importante para entender lo infinitamente pequeños que somos, destruyeron el modelo geocéntrico, posicionaron a la Tierra como un planeta más que gira alrededor del Sol. La Iglesia y su Dios había recibido una fuerte estocada.

615px-Am_Anfang_schuffF_GOtt_Himel_vnd_Erden
Ya saben, el ser humano como centro del universo y Dios observando sus actos pecaminosos que serán castigados para después perdonarlos. Palabra del señor.

Tendré que dar un salto en la historia de manera gigante ya que sino el artículo se haría enorme, sin embargo, le dejo al respetable una serie de libros donde pueda continuar su investigación sobre el tema –holgazán, así te llamaré, yo por eso tengo a mis ayudantes que coadyuvan a mi línea de investigación de manera desinteresada en lo monetario y en reconocimiento, saben que yo soy la mente detrás de sus escritos– explotación diría yo, basura académica; pero bueno, el respetable puede seguir sus estudios en los siguientes textos:

Entretiens sur la pluralité des mondes (1686); Kosmotheoros, sive de terris coelestibus earumque ornatu conjecturae (1698); Other Worlds Than Ours: The Plurality of Worlds Studied under the Light of Recent Scientific Researches (1871); La pluralité des mondes habités, (1862).

Fontenelle_Entretiens_sur_la_pluralité_des_mondes__le_Système_solaire
Una de las páginas de: Entretiens sur la pluralité des mondes

Para 1877 L’astronomo italiano Giovanni Schiaparelli –vaya, sabes escribir someramente italiano, pensé que solo sabias gruñir y babear– logró observar lo que él consideraba canales en Marte, que no necesariamente eran de agua o estructuras no naturales, sin embargo, entre malas traducciones del italiano al inglés hasta conspiranoicos –mira, tus locuras no son invención contemporánea–, las especulaciones sobre posible vida en el planeta rojo no se hicieron esperar y entre sus fervientes defensores estaba Percival Lowell un astrónomo estadounidense con sus libros: Mars (1895); Mars and Its Canals (1906); Mars As the Abode of Life (1908). De lo anterior nace, en la cultura popular, la asociación de la palabra marcianos con vida extraterrestre.

canales en Marte
Ahí vemos claramente carreteras creadas por Aliens… y nadie hace nada. El mapa publicado por Schiaparelli en 1888.

Recordemos que el siglo XIX (hasta posiblemente la actualidad) la ciencia y su método científico es vista como el progreso único y verdadero de la humanidad así que las posturas fuera de la metodología ortodoxa estaba mal vista, cuenta de ello da el libro Man’s Place in the Universe: A Study of the Results of Scientific Research in Relation to the Unity or Plurality of Worlds (1903) del autor Alfred R. Wallace (1823-1913), mismo que proponía un universo completamente antropocéntrico –su argumento fue magnifico, somos la singularidad en el universo– soberbia humana… para ambos casos.

Para el resto de la primera mitad del siglo XX las cosas no cambiaron mucho, la comunidad científica tildaba de locos a quien propusiera una teoría que no fuese la antropocéntrica, sin embargo, los avances científicos y teóricos, en especial en física, hizo que la especie singular se cuestionara sobre su mitológica existencia en el universo. Con los avances en radioastronomía, telescopios y en especial con la carrera espacial iniciada en la posguerra, los científicos comenzaron a replantear sus dogmas. En 1959, los físicos Philip Morrison y Giuseppe Cocconi publicaron en  la revista Nature un artículo de nombre “Búsqueda de comunicación interestelar” (Searching for Interestellar Communication) donde proponían un método de radiofrecuencia para poder comunicarse con seres de otros planetas.

Radio frecuencia
Los cientifcos Philip Morrison y Giuseppe Cocconi. vía SETI.org

Hubo personalidades de gran calado histórico y pensadores renombrados que creían en la vida extraterrestres, entre ellos el primer primer ministro británico Winston Churchill (1874-1965) que redactó un ensayo de 11 páginas titulado: ¿Estamos solos en el Universo? (Are we alone in the Universe?), que comenzó a escribir en 1939 y prosiguió a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

29-WinstonChurchill-Getty
El gran Winston Churchill escribiendo sobre aliens. No es cierto, la verdad me robe la primera imagen que encontre de él, ésta es del periodico britanico The Independent espero no nos caiga todo el poder de la reina y sus corgis. ¡DIOS SALVE A LA REINA!

El radioastrónomo Frank Drake fue la primera persona en buscar de manera sistemática señales de vida extraterrestre, todo desde un radiotelescopio del Observatorio Radio Astronómico Nacional de Greenk Bank en EE.UU. Para abril de 1960, Drake dirigió dos radiotelescopios hacia Tau Ceti y Epsilon Eridani, el resultado, silencio absoluto, sin embargo, lo anterior no desanimó a Drake ya que organizó un grupo de científicos para generar un estudio serio sobre la búsqueda de inteligencia fundando el SETI (Searching for Extraterrestial Intelligence).

orejota mecánica
Imagínense varías de estas pero para robarse el internet del vecino, digo, para escuchar sonidos provenientes del espacio como lo hicieron en su época Frank Drake.

El 12 de abril de 1961, un cosmonauta soviético de nombre Yuri Gagarin se convertía en el primer hombre en el espacio. Años después, el 20 de julio de 1969 se pronunciaban las siguiente palabras: Un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad, el humano llegaba a otro cuerpo en el universo. –si no lo pones en la lengua original en que se dijo, se pierde la escencia ya que hay palabras que no tienen traducción, eres un maldito troglodita–. El humano demostraba que se podía llegar a otro cuerpo celeste, ya no sonaba tan descabellado la idea de vida fuera de la Tierra, incluida aquella que llevaran nuestras naves.

Buzz_Aldrin_and_the_U.S._flag_on_the_Moon_-_GPN-2001-000012.jpg

Durante las décadas de los sesenta y setenta los científicos comenzaron a tener más interés y preocuparse por dotar de un corpus metodológico a las investigaciones entorno a la vida extraterrestre, a tal punto que nació una nueva disciplina, la exobiología, aunque aún existían una gran facción que era escéptica entre ellos los biólogos evolucionistas como George Simpson, Ernst Mayr y Theodosius Dobzhansky.

Para 1977 se lanzan las sondas espaciales Voyager y dentro de ellas unos discos de oro que son conocidos como “The Sounds of Earth”, que contienen sonidos e imágenes de la vida en la Tierra, así como el saludo “hola” en 56 idiomas. Fue creado para que en un futuro, alguna civilización avanzada conociera de nuestra existencia, tristemente tardarán 40 mil años en llegar la estrella más próxima.

900px-The_Sounds_of_Earth_Record_Cover_-_GPN-2000-001978
Cubierta del disco de oro de las sondas Voyager.

Pero la batalla por la aceptación de posible vida fuera de la bola azul tendría a su paladín, a su Alejandro Magno, ya que él conquistó los corazones del público y de los científicos, hablo de Carl Sagan. Antes que nada, de él recomiendo sus libros -uno de ellos, fue adaptado para la película homónima: Contacto y obviamente la serie de televisión Cosmos. Sagan logró tal avance en la aceptación que para 1982, publicó en la revista Science un artículo en pro de SETI firmado por siete Premios Nobel y otros 63 científicos renombrados. No huelga decir que quien seleccionó el material enviado en los discos de oro de las sondas espaciales Voyager fue el mismo Sagan.

carl sagan
El gran Carl Sagan. En verdad, lean sus libros y vean su serie de Cosmos.

En las década siguientes se fue difuminando el gusto del público por las investigaciones científicas en este tema, se perdió entre conspiraciones, sectas religiosas y la falta de presupuesto de la NASA, pero el peor enemigo fue la egolatría y el culto al “yo supremo” que creció con el internet -redes sociales- y el neoliberalismo de finales de siglo XX y principios del XXI. El aquí y ahora prevaleció.

La búsqueda de vida, ya no solo inteligente sino también microbiana se ha revitalizado, en parte gracias a científicos como el fallecido Stephen Hawking que apoyó el proyecto Breakthrough Listen; o el iron-man real: Elon Musk y su SpaceX, que trata no solo de colonizar Marte sino de convertirlo en una atracción turística. La llegada de nuevas agencias espaciales a inicios del siglo XXI dio una bocanada de aire fresco a la investigación y exploración espacial. Los hallazgos en microorganismos que sobreviven en condiciones extremas, como los increíbles tardígrados, puso de nuevo en tela de juicio los paradigmas sobre cómo se adapta la vida a los entornos.

Breakthrough Listen project
En conferencia de prensa sobre el proyecto Breakthrough Listen.

En resumen, bebamos un trago de humildad: puede haber vida allá afuera y que no necesariamente es compleja o hasta inteligente. Sin duda somos un dato atípico, sin embargo, creer que somos “únicos y especiales” en el universo es pecar de pedantes, sería volver a pensar que un Dios nos hizo sólo a nosotros. Invito al respetable a que salga a contemplar el cielo estrellado como nuestros ancestros lo hicieron y sientan la inmensidad abrumadora que es el universo y lo insignificantes que somos.

Pero ¿Qué posibilidades hay de encontrar vida y cómo sería?, bueno, eso es para otro artículo, que ya es noche y prefiero salir a mirar las estrellas.

El todo y la nada
El todo y la nada.

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s