Recordando a Cesária Évora, la reina de Cabo Verde

de16e1fe3dd230fd1a254f48df893f88-d4jdokh.jpg

Vía psykozz – DeviantArt

Por Flor J.

El público aplaude. El escenario se ilumina y aparece la reina, con cigarro en mano. Frente a ella, una mesa con una botella de ron, no ha olvidado aquellos días de bares en Cabo Verde. La música comienza y esa joya que lleva por sonrisa, que opaca a todas las que cuelgan de su cuello, se asoma. Su figura gruesa y elegante se levanta, y su vestido largo se mueve al compás de sus pies, descalzos, siempre descalzos. No importan si es París, Estados Unidos o Australia… ella siempre está descalza. La música da la entrada y de la voz inconfundible, profunda y melancólica salen los versos que recuerdan el hogar y al amor que se fue. Esta es Cesária Évora.

f3eb023100d7eb4b63c265d67776d57d

Cesária Évora de Joven, vía Pinterest

La reina nació en 1941 en el puerto de Mindelo, en la Isla de Sao Vicente en Cabo Verde en ese entonces colonia portuguesa en África. Hija de un músico, desde pequeña comenzó a cantar, siendo las mornas sus melodías características. Estas melodías son cantadas en creolé de Cabo Verde, es decir, el idioma surgido de la síntesis de las lenguas africanas y el portugués. Tal vez podrían compararse con el blues afroestadounidense ,por su contenido; pues son letras que nacen de la tristeza, la esclavitud,  la soledad, la nostalgia, la pobreza, la crueldad de las autoridades con la población negra y por supuesto, también de desamores. El acompañamiento musical recuerda un poco a Compay Segundo, quizás, una mezcla de Maracatú y Forró brasileño, los tres con raíces de la música africana.

 

Cesária Evora- Dor di Soledade, compilación de Radio Mindelo

Las primeras presentaciones de Césaria fueron en bares aunque pronto tendría la fortuna de cantar en la radio naval para los barcos portugueses que llegaban al puerto. Algunas de las  grabaciones de esa época se compilaron en un álbum que llevarían de nombre “Radio Mindelo” (2008). Ya había forjado una reputación dentro de el mundo de los marinos y a ganar cierta popularidad local, no obstante, debido a los disturbios en el país, después de su independencia, y por cuestiones personales y económicas, se alejó de los micrófonos en 1970.  Afortunadamente, a mediados de la década de los 80, con tres hijos y con cuarenta años, regresaría a los escenarios y es aquí en donde comenzaría la verdadera aventura.

Cesária Évora – Angola, En vivo desde París. 

Pocos podrían pensar que la fama que no obtuvieron en su juventud, llegaría a la mitad de su vida (caso que me recuerda al del actor Christoph Waltz, pero esa es otra historia), pero a Évora la suerte le sonreiría finalmente. La diva de los pies descalzos viajó por invitación de un múscio a Lisboa, en donde José Da Silva descubriría la belleza que había estado oculta en Mindelo. El inicio sería duro, ya que fue hasta principios de los 90 que se convertiría en un hit mundial. Esas canciones de un pequeño país situado en el Oceáno Atlántico, que tienen como trasfondo el desconsuelo de las colonias africanas, lograrían cruzar fronteras y llegar a sitios alejados como México. Sin embargo, a pesar de la fama y de las extensas giras,  la cantante permaneció fiel a su lugar de origen y nunca abandonó Mindelo. De igual manera,  tampoco le daría la espalda a la música que le llevaría a la fama, ella misma confesó que no se veía cantando algo más. Después de tanto ¿Qué más podría cantar?

 

Tuvo duetos con diversos artistas como Tania Libertad y Salif Keita. Cantó también en distintos idiomas, el español fue uno de ellos y uno de sus frutos sería una de las más  bellas interpretaciones de “Bésame Mucho” (Ese tema que todos quieren cantar, pero que pocos saben cómo hacerlo). Pero todos somos mortales y la vida nos pasa factura, la salud de esta diva comenzó a menguar, aunque jamás pararon sus ganas, tal vez como Celia Cruz, su única fuente de energía y de vivir era la música. Finalmente en el 2011,  la voz de Cabo Verde se apagó. Ella se fue, pero dejó un enorme legado musical. No solo de su música, sino también sirviendo de inspiración a otros, como el caso del intérprete belga Stromae con su canción Ave Cesaria, en donde le confiesa su amor incondicional a una mujer que cautivó a millones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s