Saltar al contenido

Enciclopedia de una pérdida

Por Reyes Muñoz Brenda

Ayer deseché lo último que me quedaba de ti y con ello se fue un poco de mí. Ese día me obsequiaste un celular, luego de que extravié el mío en las manos de un extraño. Celular: Dispositivo móvil inalámbrico; comunicación a distancia; presencia. Lo cubría una envoltura roja metálica. En México hay 53,150 robos de celulares al año. Recuerdo -vagamente- que venía acompañado de una carta. Ya olvidé de qué trataba. De amores dosificados y rencores secretos, seguro. O tal vez me pedías que te contara de la vez en que Venus se burló de Eros, porque hasta las diosas del amor van a la guerra, y ¿cómo no? En última instancia, toda guerra se trata de defender a lo que se ama de la contaminación de lo otro.  Célula: Componente básico de todos los cuerpos; brinda estructura; absorben los nutrientes de los alimentos y los convierten en energía; vida. Lo consideré una muestra de la importancia que tenía para ti mantenerte en comunicación conmigo. No. Mantenerme en comunicación contigo. Comunicación: Transmisión de señales que contienen información, entre –al menos- un receptor y un emisor. Emisora. Receptor. Mi amor, tu voz al otro lado del teléfono fue reemplazada por una mujer que burlonamente me informa que me has redirigido al buzón de voz. <<Tiene lector de huella digital, para que tu madre no ande de chismosa>>, dijiste. Podría jurar que, aunque ahora te obligues a negarlo, aunque ahora apenas recuerdes mi caligrafía, tú conocías (¿conoces?) de memoria mis huellas dactilares; cartografías de corrientes marítimas que ondulan por mis dedos salados. Huella dactilar: Véase en Dermatoglifo: Véase en Dactilograma; seña particular e individual; se utiliza para identificar a las personas; única. Dedos míos, presionaron las cuerdas del violonchelo y produjeron música y sueños, puntearon tus lunares, removieron tus cabellos negros, marcaron tu número. Cincocinco-nueveuno-seisdos-sieteocho-trestres. …ron: pasado. ¿Qué hacen hoy? Dedos: porciones distales de las manos de los humanos y algunos animales vertebrados. Escriben… y entonces vivo. Yo no estoy compuesta de células, estoy hecha de letras y sangro y mis poemas son fluidos míos. Fluido: Véase en Sangre; bombeada por el corazón; medio de contagio de algunas enfermedades, como la tristeza o el amor. Ayer deseché lo último que me quedaba de ti pero conservo el cuerpo y el plasma que no entienden de otra razón para vivir más que la de escribir.

Categorías

literatura

Etiquetas

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: